Especialista en economía circular

LA PROFESIÓN

Según las previsiones realizadas por la Organización Internacional del trabajo, en los próximos años la transición hacia una nueva economía circular podría llegar a crear hasta seis millones de puestos de trabajo en el mundo, si las empresas abandonan el actual modelo basado en extraer, fabricar, utilizar y tirar, y crean productos y servicios basados en el reciclaje, la reutilización y la renovación, para alargar el ciclo de vida de los bienes.

La economía circular tiene como objetivo mantener el valor de los productos, materiales y recursos durante el mayor tiempo posible, devolviéndolos al ciclo productivo al final de su uso, al tiempo que busca minimizar la generación de residuos. Las diferentes proyecciones realizadas desde la Fundación Ellen MacArthur, el Foro Económico Mundial, la Comisión Europea y la AEMA coinciden en señalar que, si en la próxima década Europa es capaz de realizar esta transición desde nuestro actual modelo de producción lineal a la nueva economía circular, se pueden llegar a generar hasta 700.000 nuevos puestos de trabajo relacionados.

En nuestro país la estrategia “España Circular 2030”, dada a conocer en junio de 2020, marca cuáles son nuestros objetivos a cumplir para la próxima década. Entre ellos está reducir en un 30% el consumo nacional de materiales, recortar un 15% la generación de residuos respecto a 2010, reducir también la generación de residuos orgánicos en toda cadena alimentaria e incrementar la reutilización de los envases y mejorar un 10% la eficiencia en el uso del agua. El objetivo final es conseguir una economía circular y sostenible.

En 2017 España ocupaba la séptima posición dentro de la UE en porcentaje de empleos relacionados con la Economía Circular sobre el empleo total (un 2,04%), con un porcentaje superior al de la media de la UE (1,69%). Buena parte de esos empleos se encuentran en el área de reciclaje. Según los datos recogidos para el informe “Generación de empleo verde” elaborado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS-CCOO) para Ecoembes, las distintas actividades que se desarrollan solo en este Sistema Integrado de Gestión de Residuos (SIG), es decir, la recogida, selección y tratamiento de envases domésticos de plástico, metal, brik, papel y cartón, dan trabajo a más de 46.000 personas en España, y representan el 6,5% del valor añadido bruto y el 16,9% del empleo generado en la economía verde de nuestro país.

Empleo y VAB generados por el SIG

  VAB (106 EUROS) MILES DE OCUPADOS
DIRECTO 500 10,143
INDIRECTO 412 18,012
INDUCIDO 504 18,055

Fuente: ISTAS-CCOO y Ecoembes.

Pero el concepto de economía circular va más allá del reciclaje y la reutilización de productos, también conlleva a un replanteamiento de todo el sistema productivo, desde el diseño de productos y procesos para hacerlos más sostenibles y reutilizables, a los sistemas de fabricación y distribución, por lo tanto es transversal a casi toda la actividad económica.

Por otro lado, para facilitar este cambio hacia una economía circular también son fundamentales las herramientas que pueden ofrecer a los consumidores la información que necesitan a la hora de comprar: sistemas de certificación, ecoetiquetas, declaraciones ambientales de producto, o el Análisis de Ciclo de Vida (ACV), entre otras.

En ambos casos la figura del especialista en economía circular es clave, tanto para conseguir que los productos que las empresas ponen en el mercado se elaboren teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad y con la menor huella ambiental posible, como para informar, concienciar y educar a la sociedad.

¿QUÉ HACE UN ESPECIALISTA EN ECONOMÍA CIRCULAR?

Una de las principales funciones de este profesional es conseguir que los productos (bienes y servicios) que las empresas ponen en el mercado se elaboren teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad. Para ello, analiza el ciclo de vida (ACV) de esos productos bajo un enfoque más global, intentando corregir la contaminación que pueden generar no solo en la fase de producción, sino también en la de la gestión de residuos, con el fin de garantizar que los productos que ponen en el mercado sean reutilizables reparables y reciclables.

A día de hoy, la mayoría de las grandes empresas han iniciado la mejora de sus productos analizándolos con esta metodología del ACV, que es la base del Ecodiseño, la Huella de Carbono, la Huella de Agua, la Huella Ambiental de Producto de la Unión Europea, las Declaraciones Ambientales de Producto y el Ecoetiquetado en general.

Utilizando las herramientas de software que se utilizan para realizar estudios de Análisis del Ciclo de vida, estos profesionales evalúan cuáles puede ser los riesgos ambientales que puede generar un producto, proceso o actividad, teniendo en cuenta desde la etapa de extracción y procesado de las materias primas que se necesitan para crearlo, pasando por su producción, embalaje, transporte y distribución, su uso, su mantenimiento, su posible reutilización, el reciclado y la disposición en vertedero al final de su vida útil.

Finalmente, otra de las labores que lleva a cabo el especialista en economía circular es promover la comunicación de las acciones vinculadas con la sostenibilidad que se realizan en la empresa para concienciar y educar a la sociedad.

SALARIO

El salario inicial de un experto en economía circular suele rondar aproximadamente los 21.000 euros anuales. Los profesionales que acumulan varios años de experiencia se mueven en una franja salarial un poco más alta, en torno a los 32.200 euros anuales de media.

SALIDAS PROFESIONALES

  • Técnico experto en economía circular.
  • Técnico de sostenibilidad.
  • Investigador de Análisis de Ciclo de Vida.
  • Responsable de sostenibilidad.
  • Técnico de planificación.
  • Técnico de calidad y medio ambiente.
  • Gestor de cambio climático.
  • Especialista en ecodiseño.
  • Ingeniero de packaging.
  • Gestor de residuos.
  • Gestor de responsabilidad social corporativa.
  • Experto en comunicación medioambiental.
  • Consultor de medio ambiente.

LA FORMACIÓN

El medioambiente es un campo multidisciplinar. Por ello, es necesario tener una formación científico-técnica que permita adquirir una visión global de la problemática ambiental. La formación más demandada por las empresas para cubrir este perfil son las carreras de Grado en Ciencias Ambientales e Ingeniería Ambiental, aunque también se suelen solicitar candidatos con Grados en Economía, Administración y Dirección de Empresas e Ingeniería Química.

Al tratarse de una profesión que exige estar continuamente actualizado, ya que cada día surgen nuevas tendencias, innovaciones, normativas..., es aconsejable también realizar formación de postgrado para especializarse. En la actualidad se ofrecen diversos Máster en diversas materias relacionadas con la sostenibilidad, como: Economía Circular y Gestión de Residuos, Energía Eléctrica, Economía Verde, Cambio Climático o Agenda 2030, entre otros.

Otra buena opción de especialización para estos profesionales es la formación en Packaging y Ecodiseño Circular. A través de esta formación se puede conocer cómo es la gestión integral de un proyecto de diseño y ecodiseño de packaging basado en la economía circular, además de cómo realizar un diagnóstico ambiental, y adquirir conocimientos sobre gestión logística y dirección de proyectos.

Otra formación muy demandada por las empresas en relación con este perfil es la metodología del Análisis de Ciclo de Vida (ACV), y el manejo de software que es necesario para realizar este análisis. SimaPro y Gabi son los dos programas informáticos más empleados en el mundo para ACV.

¿QUÉ ES LO MÁS VALORADO DE ESTE PERFIL?

El profesional que desee especializarse en el sector de la economía circular debe tener siempre presente la importancia de cuidar el medioambiente y del contacto con la naturaleza.

Además de los conocimientos técnicos, también es importante contar con una gran capacidad de comunicación, para saber visibilizar las acciones llevadas a cabo y defender la importancia de integrar la sostenibilidad dentro de la estrategia de la compañía, tanto internamente como en el exterior. También es clave la habilidad para trabajar en equipo, porque el objetivo final, conseguir involucrar a las personas que componen la organización y trabajar alineados, es una labor de muchas personas.

ENTREVISTA

Sobre mi
"Cada vez más compañías están integrando en sus estrategias la sostenibilidad, y creando departamentos específicos para este tema dentro de sus organizaciones, por lo que poco a poco va aumentando la demanda de profesionales que formen parte de estas áreas"

Esther García García

Especialista en Sostenibilidad y Economía Circular

Esther García es Licenciada en Ciencias Ambientales, especializada en sostenibilidad y economía circular. Actualmente trabaja en la Dirección de Relaciones Externas y RSC de Ecoembes, impulsando el desarrollo de envases más reciclables y circulares y la comunicación de las acciones vinculadas con la sostenibilidad.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha desempeñado otros cargos como Key Account Manager del Sector de Bebidas Refrescantes, Snacks y Restauración, o Consultora de proyectos. Es experta acreditada en packaging por el Barcelona Institut of Packaging y Especialista en RSE, Sostenibilidad y Reputación corporativa por ISM. Combina su trabajo actual colaborando como profesora en el Experto Universitario en Packaging y Ecodiseño Circular con UNIR y en el Máster de Tecnologías de Envases y Embalajes de ITENE.

P. ¿Cómo explicaría el trabajo que realiza un Especialista Economía Circular?

El trabajo es variado y va a depender mucho de la empresa en la que desarrolles la labor. En mi caso, en Ecoembes vamos de la mano de las empresas para que los envases que ponen en el mercado se elaboren con la menor huella ambiental posible, atendiendo a los principios del ecodiseño. Es decir, el diseño y producción de envases teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad. El ecodiseño es una herramienta clave para la economía circular por su efecto en el medioambiente. Y es que, en los últimos dos años, gracias a esto se ha ahorrado más de 78.400 toneladas de nueva materia prima, evitando así el consumo de más de 9 millones de Mwh de energía y la emisión de 645.000 toneladas de CO₂. Algo que nuestro planeta necesita.

P. ¿Cómo es su día a día en esta profesión? ¿Cuáles son los retos a los que debe enfrentarse?

Actualmente tenemos un doble reto por delante. Por un lado, un ciudadano cada vez más concienciado con el respeto al medioambiente y con un consumo sostenible, y por otro, numerosas regulaciones promovidas desde Europa que apuntan a que las compañías deberán ser capaces de cerrar el círculo de sus envases. Lograr esto implica diseñar los envases teniendo en cuenta la huella ambiental asociada a todo su ciclo de vida, desde las materias primas que utilizamos en su fabricación hasta su fin de vida. Se ha demostrado que un producto desarrollado con criterios de ecodiseño puede reducir hasta en un 80% su impacto ambiental.

Ejemplo de ello es aligerar los envases, utilizar materiales de menor impacto ambiental, incorporar material reciclado, promover su reutilización o hacer que se reciclen más fácilmente. Con esto, se contribuye a garantizar que los envases que se ponen en el mercado sean reutilizables reparables y reciclables, siguiendo así la conocida Regla de las 3 R’s (reducir, reutilizar y reciclar). Un dato: en el periodo 2018-2019 las empresas con las que trabajamos desde Ecoembes han centrado 6 de cada 10 de sus medidas de ecodiseño en reducir o eliminar material de sus envases.

La sostenibilidad de los envases se ha convertido por tanto en un eje estratégico de las empresas. Desde Ecoembes desarrollamos servicios, formación y herramientas para impulsar este cambio, así como iniciativas que promueven la comunicación de las acciones vinculadas con la sostenibilidad, el pasar a la acción y la sensibilización ciudadana.

P. ¿Qué le llevó a dedicarse a esta profesión?

En mi casa siempre ha estado presente la importancia de cuidar el medioambiente y del contacto con la naturaleza. A la hora de elegir carrera, decantarme por este campo me pareció una opción muy bonita y con muchas posibilidades de futuro. La licenciatura en Ciencias Ambientales me llamó la atención desde el primer momento, porque tocaba muchos temas diferentes y tenía una elevada carga práctica.

P. ¿Qué formación específica se necesita para desempeñar esta labor?

El medioambiente es un campo multidisciplinar. Se necesita tener una formación científico-técnica, pero además adquirir una visión global de la problemática ambiental que te permita dar respuesta de manera integrada a los diferentes retos a los que nos enfrentamos. Posteriormente, también veo necesaria una especialización ya que este mundo es muy amplio. Por otro lado, es una profesión que exige estar continuamente actualizado, ya que cada día surgen nuevas tendencias, innovaciones, normativas...

P. Además de la formación, ¿Qué otras habilidades debería tener un persona que quiera dedicarse a esta profesión?

Además de las habilidades técnicas, creo que son importantes las habilidades comunicativas, saber visibilizar las acciones llevadas a cabo y defender la importancia de integrar la sostenibilidad dentro de la estrategia de la compañía, tanto internamente (a la propia dirección, a los compañeros...) como externamente (a la sociedad, a los grupos de interés, y en nuestro caso, a las administraciones públicas y empresas con las que trabajamos a diario). Se trata de trasladar nuestro entusiasmo, y de conseguir involucrar a las personas que componen la organización y trabajar alineados para dejar un planeta saludable a los que vienen tras nosotros.

P. ¿Qué aspectos son los más valorados dentro del perfil de Especialista en Economía Circular?

Dado que es un perfil que tiene que estar muy conectado con toda la organización, diría que es muy importante saber trabajar en equipo colaborando activamente con otras personas y departamentos para conseguir su apoyo e involucración. También es necesario trabajar conjuntamente con todos los agentes de interés.

P. ¿Qué salidas laborales ofrece en estos momentos la profesión?

El desarrollo sostenible y la Responsabilidad Social Empresarial se han convertido en una parte indispensable dentro de las empresas. Cada vez más compañías están integrando en sus estrategias la sostenibilidad, y creando departamentos específicos para este tema dentro de sus organizaciones, por lo que poco a poco va aumentando la demanda de profesionales que formen parte de estas áreas.

El marco normativo actúa como fuerza generadora del empleo verde. Además, el contexto económico actual que vivimos con la pandemia, puede ser una oportunidad para impulsar el cambio de modelo productivo

P. ¿Hay escasez de profesionales especializados en este ámbito en España? ¿A qué nivel estamos respecto al resto de Europa?

No lo creo, no conozco a qué nivel estamos respecto al resto de Europa, pero en España somos ya muchos los profesionales formados en este ámbito. Yo formo parte de la cuarta promoción de la licenciatura de Ciencias Ambientales de la Universidad de Alcalá, allá por el año 2000.

P. Su trabajo toca tres áreas en las que todavía tenemos mucho por mejorar, ¿Qué opina de los objetivos planteados en la Estrategia de Economía Circular España 2030? ¿Los ve posible de alcanzar?

Creo que son objetivos ambiciosos pero necesarios, que se integran en el marco de la Agenda 2030, y que además se derivan de la obligación de cumplir con los requisitos de las diferentes regulaciones europeas que actualmente están en fase de transposición, y que en breve formarán parte de nuestra legislación.

Para lograr estas metas será necesaria la colaboración de todos: desde la administración hasta los ciudadanos y, por supuesto, las empresas. Éstas necesitarán de un proceso de adaptación para replantearse el diseño de sus productos, servicios y modelos de negocio, concebidos hasta ahora en el contexto de una economía lineal. Es un gran reto que ofrece numerosas oportunidades y en el que la innovación juega un papel clave.

P. ¿Cómo ve el futuro en el sector ambiental en nuestro país? ¿Vamos por buen camino?

La presión europea cala necesariamente en España, y se están dando ya pasos importantes como la reciente aprobación del proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, o de la Estrategia Española de Economía Circular 2030. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Pero es una tendencia imparable, ya que es el propio ciudadano el que está demandando este cambio.

P. ¿Y desde el punto de vista del empleo? ¿Ofrece tantas oportunidades como parece?

En mi opinión es un ámbito con gran potencial, que ya ha despegado pero que todavía tiene que consolidarse. Antes costaba encontrar ejemplos de estrategias de sostenibilidad llevadas a cabo por las empresas, y ahora no hay día en el que no vea en los medios una noticia o anuncio poniendo en valor estas actuaciones. Sin ir más lejos, el empleo generado en el sector del reciclaje de envases ha crecido más de un 18% en los últimos cuatro años, según un estudio del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO (ISTAS-CCOO).

El marco normativo que comentábamos antes actúa como fuerza generadora del empleo verde. Además, el contexto económico actual que vivimos con la pandemia puede ser una oportunidad para impulsar el cambio de modelo productivo. Según la Fundación Biodiversidad, por cada empleo que se pierda se crearán cuatro nuevos, basados en actividades ambientalmente sostenibles.

P. ¿Qué consejo le daría a una persona que está pensando en formarse para ejercer esta labor?

Creo que es fundamental apostar por una formación sólida que te permita ser competitivo. Pero aún con esta base, nadie te viene a buscar a la puerta. La búsqueda de trabajo no es tarea fácil, y más aún ahora en el contexto de incertidumbre que vivimos. Mi consejo sería la perseverancia. Hay que buscar de manera proactiva y flexible experiencias que puedan enriquecer tu currículum, aprovechando las oportunidades que se nos vayan abriendo. Los comienzos siempre son difíciles, pero al final encontramos nuestro hueco.